Episodio Primero
El Episodio Primero empieza cuando Edipo da un discurso a la muchedumbre del pueblo de Tebas, para encontrar al culpable o algún testigo de la muerte de Layo. Seguidamente, una vez dentro del palacio, ocurre una discusión entre Edipo y Tiresias, donde Edipo es acusado de ser el mismo el asesino de Layo.

Curva de intensidad dramática


Graficas--P.jpg
Curva de Intensidad Dramática - Episodio 1




La historia empieza (el punto de ataque) cuando Edipo al posesionarse de Tebas, le habla al pueblo del castigo para quién sepa o sea el asesino del ex-rey Layo, da un discurso muy poco interesante al pueblo pero si muy importante, en ese momento se muestra a determinación que adquiere Edipo para conocer el asesino de Layo (desde este punto empieza la zona de crisis). Poco a poco la intensidad dramática en esta escena va aumentando hasta que Edipo se muestra más serio y enojado ante su pueblo por no obtener respuestas, ahí ocurre el anticlímax; en el inicio.
Continua cuando Edipo invita a Tiresias, el viejo adivino, para que este le prediga quién es el asesino de Layo, aquí la tensión y el misterio aumentan en la obra y sobre el lector, aumentado la intensidad dramática de la obra. Seguidamente Tiresias busca como evitar el interrogatorio de Edipo, al no lograrlo se frustra y empiezan a discutir (esta discusión pone un mejor ambiente a la obra, aumentando más su intensidad dramática, en esta parte se forma el clímax), la intensidad dramática llega a su límite máximo cuando Tiresias le empieza a mandar indirectas a Edipo diciendo que era él mismo el asesino. Edipo al sentirse acosado reacciona con ira, de la misma forma Tiresias al ser llamado un mentiroso. Todo este aumento de intensidad dramática ocurre en el desarrollo.
Finalmente Tiresias, sin rodeos le dice a Edipo que es él el asesino de Layo sin justificarse por lo que Edipo se llena de furia y lo echa del lugar, aquí podemos observar el punto máximo y más emocionante, el cuál como pudimos notar ocurrió en el desenlace del episodio.

El clímax y el anticlímax se explicarán a continuación de forma más clara:


Clímax

El clímax se desarrolla cuando Edipo se propone encontrar quién fue el asesino del anterior rey de Tebas, es decir Layo. Al preguntarle a Tiresias sobre quién fue el asesino de Layo, él intentó evadir la pregunta ya que sabía que el revelar tal secreto iba a ser tanto su perdición como la del mismo rey, sin embargó terminó diciendo la verdad. Lo que provoca que Edipo dude de su respuesta y hace que realmente se proponga a averiguar su procedencia (quiénes eran sus padres biológicos) y quién es el asesino de Layo.
Citas:

- “Edipo: ¡Por los dioses! No te vuelvas atrás, si sabes ¡habla! Que a tus pies lo imploramos todos…
Tiresias: Es que todo erráis. Mis males callo, ¡mis males! ¡ay! Por no decir… ¡los tuyos!
Edipo: ¿Qué? Tú lo sabes y en callar persistes ¿¡Quieres ser tú, de tu patria ser la ruina?!”

- “Edipo: ¿Por quién la sabes? No será por tu ciencia…
Tiresias: A ti la debo: tú me forzaste a hablar, yo no quería ¡¿Quién fue?! Dilo otra vez, que pueda oírlo. ¿No oíeste ya? O ¿Es que en realidad enredarme intentas?
Edipo: No, no entendí del todo ¡Haber más claro!
Tiresias: Digo que el asesino que rebuscas eres tú mismo…”

Anticlímax

El anticlímax de la historia se desarrolla cuando Edipo habla con su pueblo prometiendoles que encontrará al asesino de Layo y posteriormente se lo castigará con lo que se merece por dicho crimen, el exilio de Tebas. Además ofreció una recompensa para aquel que sepa quién es el asesino y lo revele.
Citas:

- “Edipo: ¿Quién que conozca al hombre a cuyo golpe a sucumbido a Layo?, el hijo de Lábdaco. Le mando me lo revele todo. Y sí le espanta hablar contra sí mismo hable y evite el mayor mal de una denuncia ajena. No sufrirá lo que merece. Inmunes saldrá de la cuidad. Si alguien sugiere ser de otra tierra el matador, no calle: Su premio, yo lo pago además le ofrezco la eterna gratitud del pueblo mío. ”


Desarrollo de la acción



Tiempo de representación

De por sí, el primer episodio de esta obra tarda aproximadamente 15 minutos la lectura. Esto se debe a que hay momentos en los que el tiempo en la obra corre rápido y otros en los que corre lento. Por ejemplo, durante la charla con el público, Edipo tuvo que hablar despacio, de forma clara y concisa para que el pueblo entienda. En el momento de la pelea con Tiresias, el tiempo en la obra es más rápido. Debido a que la discusión se lleva a cabo con frases rápidas (normalmente cuando una persona discute habla rápido), por lo que el tiempo se hace aproximadamente 15 minutos.

Tiempo de conflicto

Los acontecimientos que nos llevan al conflicto (momento en el que Edipo y Tiresias se ponen a discutir por el asesino) de la obra son:
*Edipo se decide a encontrar al asesino de Layo:
Cita textual:

“Edipo: ¿Quién que conozca al hombre a cuyo golpe a sucumbido a Layo?, el hijo de Lábdaco. Le mando me lo revele todo. Y sí le espanta hablar contra sí mismo hable y evite el mayor mal de una denuncia ajena.”

*Edipo decide tomar la ayuda de Tiresias, el adivino, para conocer el paradero del asesino de Layo.
Cita textual:

“Edipo: Del crimen quién no tembló, no tiembla de palabras.
Corifeo: mas hay quien no descubra. Aquí le traen al agorero, hombre divino, el único que innata en su alma la verdad posea”


Recursos estilísticos y fonéticos



Recursos estilísticos

Los recursos estilísticos son los diversos “artificios” usados por el escritor de una obra para hacer más expresivo su mensaje y mantener lo más entretenido posible al lector. El autor de esta obra: “Edipo Rey” usa este truco en las siguientes citas:

- “Edipo: … Layo el hijo de Lábdaco, le mando me lo revele todo. Y si le espanta hablar contra sí mismo, hable y evite el mayor mal de una denuncia ajena: no sufrirá lo que merece; inmune saldrá de la cuidad
(Pausa. Nadie responde. Después de un silencio prosigue el rey)”

- “Edipo: … Si alguien supiere ser otra tierra el matador, no calle: Su premio, yo lo pago; a más le ofrezco la eterna gratitud del pueblo mío
(Pausa. Nuevo silencio)”

- “Tiresias: No es el destino tuyo que sucumbas al golpe mío. Basta Apolo, la vela.
Edipo (Con maligna sospecha): Y eso, ¿Lo halló Creonte o tú?
Tiresias: ¡Creonte no es tu ruina, tu ruina eres tú mismo!”

Recursos fonéticos

Por medio de estos recursos, el autor busca resaltar el contenido de su mensaje valiéndose de los sonidos de la lengua.
Cita textual:

­- “Edipo: ... de tu ciencia augural pródigo ahora, o POR VOCES DE AVES O PRONOSTICOS, sálvate a ti mismo, y a cuento infecta el torpe influjo del muerto no vengado”